Mecoin, estafa de criptomonedas en Colombia

Imagen de la página de MeCoin Colombia en Facebook, lugar dónde continuaron ofreciendo productos fraudulentos.

En 2017 saltaba la noticia en todos los medios de comunicación. Mecoin, una empresa que prometía rentabilidades de hasta el 50% mensual había colapsado dejando un reguero de 150.000 personas estafadas. Una de las típicas promesas de empresas multinivel, es que aseguran rentabilidades fuera de lo normal. Sin embargo, ¿por qué tuvo éxito y tanta gente le siguió?

Vamos a ver sobre que cimientos argumentaban  los “profesionales de Mecoin” las razones de tal hazaña. Cómo se supone que trabajan y la cuantía del fraude que cometieron. Y antes continuar, advertir a todo aquél que me lea. NO EXISTEN (y lo pongo en mayúsculas), empresas que puedan ofrecer semejantes rentabilidades, de hasta doblar el capital cada dos meses. Aunque uno fuera la única persona del planeta que conoce la gallina de los huevos de oro, no lo conseguiría. Por una cuestión técnica, si invirtierais 1000 $ y se doblara la inversión cada 2 meses, en 5 años se tendría aproximadamente casi el equivalente a la deuda de España. (1000 x 2^30) / 6 por si alguno quiere usar la calculadora. En pocos meses la cifra ya alcanzaría números estratosféricos.

¿De que se trata Mecoin?

Mecoin se vendía como una empresa de trading de criptomonedas en Colombia. Silfredo Camargo, el experto en trading que decía ser el máster en las transacciones, se encargaría de retransmitir en vivo 2 veces por semana sus operaciones. En uno de los vídeos que ofrecían, se podía ver a Camargo explicando que no ofrecían cursos de trading. Recalcando así, que ellos lo que hacían era trading. Igualmente el CEO de la empresa no era él, se trataba de Juan Carlos Olaya, aunque más tarde se refería a si mismo como director de mercado.

En ella, y tras reuniones para su lanzamiento y promociones por internet y redes sociales, alentaban a que las personas invirtieran en ella. ¿Por qué? Las “hábiles manos” de sus traders eran capaces de conseguir rentabilidades de entre el 18 y el 50% mensual. En su prelanzamiento, ofrecían paquetes de inversión para el 25 de marzo desde 1.000$. Dando la posibilidad a que las víctimas pudieran optar por paquetes múltiplos de 1.000, hasta 10.000$. Si alguien no estuviera en disposición de ellos, más tarde, para el 2 de abril con el lanzamiento de la empresa, existían otros paquetes para invertir. Desde 120$ hasta 10.200$.

Rentabilidades? Algunas diarias, otras por renovaciones, otras dependiendo del grado de implicación de los inversionistas haciendo promoción por la red, etc. Oscilando entre 5 y 50% de rentabilidades dependiendo las semanas o meses, etc. Y para los más escépticos, las retransmisiones en vivo para ver que todo iba sobre la marcha, y que evidentemente, “no era una trampa”. Atrapando así, a sus víctimas.

Qué avalaba tanta confianza en Mecoin

Mecoin obtuvo el dinero de sus víctimas principalmente en Colombia. No obstante, el interés se esparció rápidamente por países de habla hispana como Venezuela, México, Bolivia, Argentina, México y España. Tenían fuertes promesas y vendieron “muchas intenciones”, a parte de la de mostrar en vivo sus transacciones.

Por ejemplo, que sus creadores preferían quedarse reservados en la intimidad, por ser personas multimillonarias. Por otro lado, que tenían intención de abrir un portal de compra online para que los inversionistas pudieran adquirir productos de marcas importantes como Puma, Apple o Nike. De este modo, no haría falta pasar por ningún cambio de Bitcoins a monedas fiduciarias para sus compras. Una web que finalmente, no vio la luz.

En aquél entonces, la brutal promoción de la empresa, la enorme cantidad de gente que se estaba implicando, junto con el ascenso que Bitcoin estaba teniendo, hacían un cóctel perfecto. Aunque muchas personas temían que algo extraño pasaba, y que algunas cosas no estaban muy claras, decidieron seguir. Porque la velocidad de los acontecimientos, era algo que podía llegar a ser normal.

Mecoin duró 2 meses

Un par de meses más tarde desde su oficial lanzamiento, Juan Carlos Olaya publicaba un video en YouTube argumentando que habían sido víctimas de cientos de ciberataques. A las personas que habían depositado su confianza, no les llegaron a pagar nada. El motivo “les habían robado los Bitcoins”. Sólo durante las 3 primeras semanas, según refieren algunas víctimas, podían realizarse retiros con total normalidad.

En la misma línea, tampoco llegaron a funcionar muchas de las cosas que habían prometido. Se seguían enviando mensajes del tipo “estamos trabajando para que esto se solucione”, o encuestas preguntando si los afectados preferían que les empezaran a abonar los Bitcoins o dejarlos en mano de la empresa. Aunque ya era demasiado tarde.

El perfil típico de las víctima giraba entorno a personas con problemas económicos. Muchos de ellos, con ánimos de salir de situaciones delicadas económicamente, e incluso algunos llegaron a solicitar créditos al banco y vieron perder ese dinero. Empeorando así, la situación de la que anhelaron salir con las falsas esperanzas que se les vendieron.

Detenciones

Tras más de un año más tarde desde el colapso de Mecoin, los responsables seguían en paradero desconocido. Las personas y los medios, no sabían si se habían fugado, desaparecido, o qué les había pasado. Casi sin rastro, y habiendo destruido gran parte de las pruebas de Mecoin, se convirtió en una ardua tarea.

El 3 de septiembre de 2018 se produjo la primera detención. Arrestaron por la tarde en Bogotá a Silfredo Camargo. Mientras almorzaba en un centro comercial.

Conclusiones

Mecoin no fue la única empresa que se creó con este propósito. Muchas otras se crearon en esas fechas dónde la gente depositaba su dinero o Bitcoins, y que luego terminaban por desaparecer de la noche a la mañana. Mecoin sin embargo, tuvo un impacto enorme, dónde refirieron que se habían “hackeado” 30.000 bitcoins. Unos 70 millones de dólares teniendo en cuenta la valoración que tenía el Bitcoin entonces.

Hemos visto pues, que las empresas multinivel que prometen rentabilidades anormalmente altas son dignas de desconfiar. No son un caso aislado, y constantemente nacen muchas empresas con estos propósitos. Algunas de ellas, como “Unetenet“, llegan a tener un impacto muy dañino para la sociedad.

Si por algo brilla Bitcoin, y las demás criptomonedas, es porque su posesión únicamente corresponde al propietario de los códigos. No se puede hackear la Blockhain, y es la forma más segura de conservar el anonimato así como las transacciones que con ellas quieran hacerse. De allí su éxito. Pero en el momento que entregamos nuestros Bitcoins, esa seguridad de la robustez del sistema, queda sujeta a las buenas prácticas de quiénes las reciben. Y si las intenciones son oscuras, no importa lo que creamos tener, que nos lo habrán arrebatado.

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.